Brujas, putas, locas, tontas

Loca

Fue en 1992 cuando decidimos que Sinead O’Connor estaba loca, aunque ya lo sospechábamos de antes. O sea, era mujer y llevaba la cabeza rapada. ¡Rapada! Eso no es de persona normal. Pero el acabose fue cuando al finalizar su actuación musical en el Saturday Night Live apareció en cámara rasgando una foto del Papa Juan Pablo II te-quiere-todo-el-mundo. ¡Una foto del Papa! Ya te lo dije, esta chica no está bien de la cabeza.

El gesto era una forma de protesta por los abusos sexuales ocurridos -y ocultados- en el seno de la iglesia, de los que el Vaticano tenía noticia, al menos, desde 1963 y por los que el actual Papa ha pedido perdón el año pasado, agobiado por la opinión pública mundial, y con la celeridad con la que piden perdón los papas.

Pero eso es lo de menos. ¡Romper una foto del Papa! Eso sí es grave (y no se nos olvide lo de la cabeza rapada). Como en los noventa éramos gente civilizada, y aún no vivíamos en una dictadura estalinista feminazi judeo-masónica, la NBC, cadena que emitió el programa, pidió perdón una semana más tarde en una larga alocución en la que el presentador mostraba una foto del Papa pegada con cinta adhesiva. Ya se sabe que muchas veces la culpa es de los niños que van provocando y no de los curas. Sus palabras, no las mías.

Desde entonces, la etiqueta de “loca” siempre ha estado presente cuando se habla de O’Connor. Si bien es cierto que padece un trastorno bipolar, no lo es menos que también lo sufren gente como, yo qué sé, Mel Gibson, Catherine Zeta-Jones, Sting o Ben Stiller, y cuando les mencionamos no les tildamos de locos a reglón seguido.

Es cierto que O’Connor1 siempre ha mantenido opiniones intensas, polémicas y, a veces, contradictorias, pero también es innegable que muchas veces ha sido la única que se ha atrevido a señalar que el emperador, en realidad, iba desnudo. Necesitamos gente que grite lo que muchos piensan y callan.

Hubo un tiempo en que esa era una de las características de los artistas: decirnos lo que no queremos oír. Por eso es muy posible que “loca” sea solo una palabra que utilizamos para callar a las mujeres cuando no nos gusta lo que dicen.

Puta

Una de las últimas presencias mediáticas de O’Connor fue una discusión pública con Miley Cyrus. Cyrus, como todo interné sabe, es una puta. Quiero decir ¿qué ha pasado con esta chica? Era tan mona cuando todo aquello de Hannah Montana y ahora, mírenla. Parece que le moleste la ropa.

Hace ya unos años desde que Miley Cirus inició su tránsito de estrella infantil a icono musical adulto, proceso que incluyó una fuerte sexualización de su imagen. Los dos grandes momentos mediáticos de dicha transformación fueron el estreno de su vídeo “Wrecking Ball” y su actuación en la gala de la MTV interpretando “Blurred Lines” junto a Robin Thicke, una canción cuya letra es tildada de misógina y que ha sido en numerosas ocasiones acusada como apologética de la violación2.

Las críticas se cebaron con Cyrus durante todo el proceso. Es algo habitual. El sexo es un arma poderosa, pero en realidad… ¿Qué hizo Cyrus? Se aprovechó de la sexualización de la música pop para hacerse oír. En cierto modo, tuvo que elegir entre la invisibilidad o la sexualización, y escogió lo segundo. Y lo cierto es que ha tenido éxito: se ha librado de la etiqueta de Hannah Montana y tiene una carrera musical en la que se puede permitir elegir qué quiere hacer y qué no.

Si quieren podemos dedicar un momento a criticar a la industria musical y el modo en el que hipersexualiza a la mujer (ya sean ellas las artistas o bien el objeto de lucimiento de intérpretes masculinos). O recordar cómo se hablaba primero de los kilos de Adele y luego de su voz. Nos puede gustar más o menos lo que Cyrus hizo, pero no se puede negar que le permitió controlar el medio.

Cuando un hombre sexualiza su mensaje es un macho, un seductor. Cuando una mujer sexualiza su mensaje es una puta. En realidad, es muy posible que “puta” no sea más que el nombre que les damos a las mujeres que utilizan su sexualidad sin pedir permiso.

Bruja


Hablemos de otra actriz: El día que Amber Heard se casó con Johnny Depp ya contaba con un nombre en el mundo del espectáculo, aunque no con el caché del de su cónyuge. Aún así, cuando presentó una demanda de divorcio incluyendo una acusación de malos tratos hubo un amplio clamor popular proclamando la falsedad de la misma. El principal argumento utilizado se resume en el siguiente aserto: ¿Cómo va a haber hecho algo así Johnny Depp?

Depp es un actor popular. Niño bonito de Tim Burton y de la audiencia, poseedor de un encanto canallesco y eternamente adolescente, despertó el amor del público en “Eduardo Manostijeras” y, más recientemente, con el niño-pirata de “Piratas del Caribe”. Sus personajes son sensibles, amables, hasta cierto punto infantiles e inocentes. Así que… ¿Cómo podría haber hecho algo así Johnny?

La incredulidad se extendió entre la camarilla del actor. Incluso la prensa mayoritaria tomaba partido por el acusado o mantenía una equidistancia en una acusación de maltrato, hablando de “matrimonio tóxico”.

Ella era la bruja. La buscona. La que se aprovechaba de la legalidad para maltratar al pobre varón. El video donde Depp golpea los muebles de su casa es una anécdota. La testigo que presenció una de las agresiones y contactó con la policía es una anécdota. Las declaraciones de asesores del actor y del personal de servicio, anécdota. Las fotos de lesiones eran una anécdota. Todo era anecdótico menos la inocencia de Depp. Mírale que carita me pone.

El caso se cerró con un acuerdo extrajudicial. Amber Heard, la bruja, la buscona, donó, como había anunciado, todo el dinero obtenido por el juicio a causas benéficas, lo que no impidió que su carrera sufrió un fuerte revés por todo este asunto. La de su pareja, Johnny, nuestro Johnny, sigue como si tal cosa, más allá de los asuntos del día a día. Los afines a partidos políticos con nombre de diccionario nos dirían que es otra denuncia falsa y que notallmen y que España se rompe.

Ella era una bruja. Porque “bruja” es otro de los nombres que proferimos contra las mujeres cuando no obedecen.

Tonta

Todos estos casos ya tienen una antigüedad. En concreto, son anteriores al movimiento #MeToo, que ha marcado un antes y un después en el mundo del espectáculo, y a la incorporación del feminismo en las agendas políticas como eje transversal. Pero no nos engañemos pensando que este movimiento se puede echar a dormir, porque no es así. Se alzan nuevas voces pidiendo volver a lo de antes, más y mejor, pidiendo derogar la legislación que protege a la mujer del machismo, criticando la ideología de género aunque seas un Papa guay…

Bruja, puta, loca. Se lo van a llamar muchas veces, sobre todo cuando tengan razón, cuando consigan ese ascenso en lugar de un macho, cuando sepan más del tema que el varón con el que hablan. Cuando alcen la voz.

Y ya está bien.

Hay un último apelativo que nos debe poner alerta, porque viene mucho antes que los anteriores. “Tonta”. Viene antes de actuar, antes de abrir la boca, antes siquiera de poder romper alguna de las sagradas normas del varón. Serán ustedes tontas cuando abran la boca, cuando opinen, cuando intenten tener una vida, cuando se expresen, cuando piensen que se merecen algo mejor, cuando crean que deberían ganar más dinero, cuando piensen que la vida debe estar en otra parte.

Estén atentas: no es una regla general, pero cuando les llamen tontas es fácil que estén en el buen camino.

Que se lo llamen. Este es el buen camino.


  1. Sinead O’Connor ha cambiado su nombre en varias ocasiones, pero en este artículo, tras una profunda reflexión, hemos decidido utilizar su nombre originario a efectos de claridad expositiva. 
  2. Como curiosidad, uno de los letristas y vocalistas de esta canción es Pharrel Williams, conocido por la buenrollera “Happy”. 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s