Croquetas, felicidad y otras ideas para el fin de año

Estamos acabando el año, y eso siempre lleva a la reflexión. Es la época de comer en exceso, felicitar las fiestas a gente a la que no dudarías en empujar por la escalera en otro mes cualquiera y de hacer ese obligado ejercicio de introspección que hemos dado en llamar “propósitos de año nuevo”. Y la lotería… la lotería siempre nos lleva a pensar qué haríamos si el dinero no fuese una preocupación.

Pero yo sospecho que siempre seré pobre y, a la vez, que nunca seré pobre. Espero saber explicar esta aparente contradicción: la culpa de todo la tienen las croquetas. No sé si han hecho croquetas alguna vez pero, si no, pues deberían. Se aprende mucho cocinando. Por ejemplo, dar la vuelta a una tortilla de patata es una lección de carácter, amor y fe.

Me disperso. Volvamos a las croquetas. El secreto para hacer bien unas croquetas es el exceso. Tienen que llevar bien de relleno, hay que utilizar mucho pan rallado para rebozarlas. No hay que escatimar huevo. Mucho aceite al freír, y que esté muy caliente. Si no cumples alguno de los excesos requeridos te quedará algo comestible, pero nunca será la verdadera croqueta.

20171222-636495387201820038_20171222112707-kUTH-U433814361962ZCE-992x558@LaVanguardia-Web.jpg
-Qué croqueta tan pequeeeeeeeeeeña

Piensen en los millonarios: casas de kilómetros cuadrados, yates de eslora posnavideña, ejércitos de criados. A mí todo eso me sabe a ceniza comparado con el sabor de una buena bechamel. Carezco de ambición para caprichos millonarios, porque ya por probados los tengo en la síntesis mayor del exceso: la croqueta. Por eso siempre seré pobre.

Pero haciendo croquetas me siento rico. Hacer croquetas lleva tiempo, y qué mayor señal de riqueza que el tiempo. Por eso nunca seré pobre. Los ingredientes son básicos, lo reconozco, pero eso es una cuestión de las leyes de la economía, y no de la esencia de las cosas. Si la harina escasease la croqueta sería un lujo. No sé si querría vivir en un mundo así.

Además, una croqueta es mucho más que la suma de las partes, es la palabra “sinergia” hecha alimento: Leche, aceite, harina y sal, tomadas por separado no están mal, pero al unirlas, al mezclarlas diestramente con el esfuerzo de las varillas ¡qué alquimia se produce! Hacer croquetas emparenta con la magia. Yo, que siempre he huido de la ortodoxia, a la hora de hacer croquetas no creo en los atajos.

Bueno, con una excepción: las croquetas de mi madre. Es mucha la gente que piensa que su perro es el mejor y las croquetas de su madre las más sabrosas. Y mejor no quitarnos la razón, y cambiar de tema con elegancia si opinan de otra manera.

378331_10151405362355994_286790085_n
Croqueta de gato. Uno de los ingredientes de la felicidad.

Por eso digo que nunca abandonaré la pobreza. Porque ¡a qué riqueza se puede aspirar tras haber probado esa croqueta! Y las mías no son malas, pero no es lo mismo. La croqueta perfecta desaparecerá con mi madre, me temo. O quizás no. Quizás ella probó antes la croqueta perfecta y, al igual que la mía imita la suya, la suya imita aquella. Así, hasta la primera croqueta, la croqueta primigenia, la que lo inició todo. Un puro exceso. En mi imagen del Big Bang, lo que explota es una croqueta.

Se acaba el año y no he escrito propósitos para el siguiente. Pero dejaré que vayan viniendo, que vayan creciendo, que se vayan ligando los ingredientes de la vida. La croqueta es la prueba de que no hace falta demasiado para ser feliz. Ingredientes sencillos, un poco de esfuerzo para que liguen. De todas esas cosas tengo. Mientras no me falten, a ningún nivel habré de pasar hambre.

Disfruten los excesos que estén cometiendo. Feliz fin de año y entrada del siguiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s