Para qué sirve una bandera

Las banderas son algo curioso. Hay gente que vive y muere por ellas y otra que solo ve un paño. Para acabar de complicarlo, también están los que se las apropian, las utilizan para justificar lo que mejor les venga en ese momento y, encima, luego te ponen a parir porque resulta que no sientes bien SU bandera o no ves nada más allá del textil.

No me malinterpreten: no tengo nada contra las enseñas per se. Creo que hasta los más insurrectos reconocerán, en algún punto de su interior, que las banderas tienen su utilidad. Por ejemplo, mírenme a mí, que hasta que no me tomo el tercer café de la mañana no sé muy bien ni dónde me encuentro: Hasta hace poco salía de casa y aún no estaba muy seguro de si me encontraba en Nueva Zelanda o en Guinea Cronaki. Ahora, afortunadamente, en seguida me topo con un poste mástil de 25 metros coronado de fervor rojigualda y, henchido de orgullo patrio, además de saber mi localización en el globo tengo que contenerme para no iniciar por mi cuenta una campaña matutina de recuperación de Gibraltar. Luego ya me tomo otro café y se me olvida. Es lo bueno que tengo, que me distraigo con facilidad.

Y es que el alcalde de Oviedo, ciudad norteña, king in the north y todo eso, ha decidido plantar una bandera de España sobre un mástil de 9 metros. Cuesta 50.000€, dicen, pero qué es ese dinero comparado con que nadie tenga dudas del país en que se encuentra. Igual salía más a cuenta comprar un GPS a cada ovetense pero eso de regalar cosas seguramente les sonaría a medida de izquierdita cobarde.

Banderón de la plaza de la Escandalera, versión flácida.

Hay gente que piensa que es bueno plantar banderas para que crezca sano el nacionalismo. Bueno, no; el “nacionalismo” es siempre ajeno: cuando lo contraes tú lo llamas “patriotismo”, y ese no te molesta. Eso no vuelve el cultivo de banderas una actividad menos delicada. A veces, cuando las plantas muy grandes pueden no arraigar bien y pudrirse. O salirte un fruto raro, como pasó con la bandera de la plaza de Colón. Polvos, lodos.


Oviedo es una ciudad curiosa. Por ejemplo, en la misma plaza donde han plantado la gigantesca bandera que hoy nos ocupa hay unos cuantos bancos (de los de sentarse, no de los de atracar) que, desde que fueron pintados en 2017, han sido objeto de crítica constante por parte de particulares y habitantes del propio consistorio. Puede que las quejas tengan que ver con que se pintaron en tonos arco iris para conmemorar el día del orgullo LGTBi+ o puede que no. Puede que haya habido gente que los pintó por encima con los colores de otra bandera o puede que no. Es difícil estar seguro de nada en estos tiempos de incertidumbre y twitter.

Así que llevan tiempo diciendo que pintar los bancos sale muy caro, que para qué hacía falta eso, que ya está bien. No sé si habrán dicho que para cuando el día del orgullo heterosexual, pero me extrañaría lo contrario. Y hay un cierto paralelismo, o simetría, con las protestas por la bandera de marras. Que es muy cara, que para qué hace falta eso. Que ya está bien. Que para cuando el día del orgullo apatrida.

“Y ahora, señor Bond, le explicaré en qué consiste mi maléfico plan”

Claro, claro; el truco está en que los que protestan se van turnando. Así, calculo haciendo el número gordo que a los que les va bien el banco multicolor no les emociona el banderón y viceversa. Es lo que llaman “pluralismo”. El pluralismo parece una idea muy buena hasta que te das cuenta de que, después de hablar, también tienes que escuchar al resto.

Y parece que eso piensa el jefe del consistorio, que todos somos iguales, pero unos son más iguales que otros: El alcalde de todos ha decidido tomar cartas en el asunto y, una vez puesta la bandera, los bancos dejarán de ser multicolores, pero no porque el alcalde sea homófobo, ojo, que seguro que algunos de sus mejores amigos son homosexuales, sino porque van a renovarlos y ponerlos de un color como dios manda más clásico. A lo mejor, como dice la portavoz de Vox en el ayuntamiento, los va a poner de su “color natural”, que me imagino que sea ese tono sanote que tienen los bancos cuando trotan libres por la sabana, antes de ser capturados por los funcionarios del ayuntamiento.

Banco salvaje reposando al atardecer

Está muy feo juzgar por las apariencias, pero no puedo evitar pensar que si tienes un alcalde que parece un villano de novela de Ian Fleming lo mínimo que te puede pasar es que te plante una bandera gigante. Pero ya que estamos convirtiendo esa plaza en la de los pendones bien podríamos dejar los bancos de colorines, que digo yo que ni serán signo de sedición ni molestarán tanto para sentarse en ellos, o al menos no más que una enseña.

Un comentario

  1. Sí, señor siete… Por ‘entrar al trapo’, unos cuantos uniformados palmaron por arrancar árboles con ikurriñas. Quien tenía que haber ido a ello eran los mandantes, tan valientes ellos….
    Sobre la de Uviéu, la del cojón de Colón y otros ondeaderos, es para revolver las tripas. Mejor usarlas, como los de El Intermedio, para quitarse los mocos, y, en caso de apuro, para limpiarse uno el “Sur”…
    Tengo oído que, en una moda femenina, no pocas damiselas usaron la tela bicolor en braguitas, las cuales “lucían’ sentadas cruzando sus piernas cada poco. Al menos, hay que reconocer que, por una vez, era un buen uso, vistoso por alegrar la vista sin izar la tela en mástil.
    ¡Protesto! ¡Cómo que no! Aunque separados, los “mástiles” se izaban solos, rápidamente, no te j….! Era un escàndalo en los bancos de La Escandalera. Por dónde, si no , la gente “bautizó” con tal nombre a la plaza…!
    No sé yo. chaval… Vistos canónigos y regentas, todo es posible en esta tierra de gestas…
    Sea como sea, todos odiamos las telas, y preferimos ver los “montes”, frondosos o no, a p…, así que menos disimulos, fariseos ….

    ….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s